Alter Ego

 

¿Por qué pensar en ese instante que lo cambió todo? Fue una tontería. Todo vino de tu estúpida costumbre de fijarte demasiado en los gestos. Sólo fue un segundo y nadie se dio cuenta que todo había cambiado, ni tan siquiera él. Te lo aseguro, fue un pequeño eclipse que sólo se podía ver a través de tus ojos. Lo sé, lo sé, te invadió una enorme satisfacción por haber sido capaz de intuir y percibir el chasquido de los planetas. Pero reconoce que resulta un poco triste pensar que esos pequeños eclipses personales pasen desapercibidos para el protagonista. Resulta triste que pensaras que esa sonrisa era una de las cosas más especiales que habías visto desde hacía tiempo y él ni se diera cuenta. No se lo dijiste, claro, porque no sueles compartir ese tipo de pensamientos. Siempre te callas las cosas más importantes.¿Y ahora qué puedes hacer con ese recuerdo? Aquel instante es una de esas cosas con las que no se sabe qué hacer pero algo te impide tirarlas, es como un pequeño trasto que lo guardas en un cajón de casa, escondido detrás de una acumulación de chismes inservibles de la misma categoría. Pueden pasar años sin que vuelvas a acordarte de ese trasto viejo, minúsculo y ahora ya sucio y pasado de moda, pero te resistes a deshacerte de él.

¿Y por qué pensar en ese instante precisamente ahora? No tiene sentido y es frustrante. Ni a ti te importa ya ni a él le llegó a importar nunca. Supongo que será porque para ti es una puerta ajustada, detrás de la cual oyes el ruido repetitivo de una gota al caer cloc… cloc… cloc… La repetición hace que te acostumbres y al final ni lo oyes, como el segundero de un reloj. Pero si un día te da por fijarte en el ruido te das cuenta que es odioso y se convierte en insoportable. Es lo que tiene, la normalidad suele propiciar toda clase de aberraciones. Y es que la repetición ha llevado a la costumbre, la costumbre a la ignorancia y la ignorancia se ha convertido en traición. ¿Y de dónde cae esa gota? Si son goteras del corazón que alguien aparte el cubo. Deja que se encharque o que la sangre se seque en el suelo, que venga alguien y la pise, o la limpie o lo que sea pero no la guardes en un cubo.

En fin, que no sé que decirte, sólo que no tiene sentido que te obsesiones por ese segundo que creo que se basó exclusivamente en el deseo. Aunque te entiendo, nosotras somos nuestros deseos. La mentira, la manera más fácil de satisfacerlos. Entremedias existe una maraña de confusión, dolor, olvido y amor propio herido de muerte. Supongo que es ése mi consejo: la mentira. Lo sé, vaya mierda de consejo. Y supongo que no tengo credibilidad diciéndote eso, más que nada porque siempre he predicado lo contrario. Pero, al fin y al cabo, ¿quién soy yo para darte consejos? La voz de la conciencia, me entra grima cuando sé que cargo con ese nombre. Soy sólo una construcción más de la razón humana ¿y hay algo más?

Anuncios

Escrito por

Nadie es, si se prohíbe que otros sean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s