¿Te acuerdas?

Maletín de Enfermera de la Srta. Pepis

Este maletín llevaba más de 30 piezas, para que las niñas se convirtieran en auténticas enfermeras. Algunas de estas piezas eran reproducciones exactas, de las que se podían encontrar en hospitales o farmacias, como el tubo de Calmante Vitaminado, el paquete de algodón o las cajas de esparadrapo de la marca Sanex.

Las películas del Cine Exín

Su éxito consistía en que los/as niños/as podían manejar su máquina de cine, sin ayuda de los mayores, no tenía que conectarse a la red eléctrica, su mecanismo era manual y la luz de proyección la generaban cuatro pilas. Pero entre otras ventajas, el Cine Exín tenía una multitud de películas para poder proyectarlas (450 pesetas…eran caras). El innovador sistema de rebobinado automático de sus películas, fue uno de los grandes éxitos del Cine Exín, de ahí el eslogan, “Cine Exín, el cine sin fin”.

La Nancy

Tenía una cara preciosa y unos cabellos que permitían todo tipo de peinados, un ropero lleno de conjuntos para todas las ocasiones, su dormitorio, sus maletas, sus postizos, bolsos… Una muñeca con la que jugar a cómo te gustaría ser de mayor. ¿Cuantas veces le intentaste cortar el pelo?(menudos destrozos)

Auto-Cross

El terreno de juego era un circuito principal que recorría el perímetro de la maqueta, y varios circuitos por dentro. Todo el conjunto estaba lleno de baches, y el coche en cuestión era un Buggy. Fuera de la pista se encontraba el área de control, constituido por un volante; palanca de cambios que, a falta de acelerador, era lo que regulaba la velocidad; y algo que llamaba la atención: en lugar de botón de encendido y apagado, tenía una llave de contacto que emulaba el funcionamiento de un coche. Se encendía, y el coche empezaba a dar vueltas por la pista.

El cubo de Rubik

Consistía en una especie de rompecabezas en forma de cubo en el que cada uno de sus seis lados estaba dividido en nueve partes, 3×3, total 27 piezas que se articulaban entre sí gracias al mecanismo de la pieza interior central, oculta dentro del cubo.

Teleskech

Consistía en una pantalla para realizar todo tipos de dibujos y textos, después se podían borrar fácilmente con sólo volver hacía abajo el aparato y dándole unos movimientos de vaivén como para tamizar arena.Tenía dos botones. El botón de la izquierda era para el trazado de las líneas horizontales y el botón de la derecha para las líneas verticales. Las diagonales se obtenían haciendo girar los dos botones a la misma velocidad, y accionando los dos botones simultáneamente se podía trazar las demás líneas: oblicuas, curvas, letras, etc.

18 comentarios sobre “¿Te acuerdas?

  1. El maldito cubo ese de colores… Yo me cargué tres, me ponía de los nervios… Teóricamente relajaba, pero a mí me sacaba de quicio. Una cara era fácil, dos dificilillas, y tres ni de coña… En fin, el telesketch, una caña, también lo tube. Y el Cine Exin, con una peli del Calimero (creo que era la que regalaban). Al bicho lo hacía ir de aquí a allá, palante y patrás… como era mío…Y el auto cross. Tengui. Cuando el coche perdía el imán estabas perdido. Pero bueno, como se jugaba solo, daba lo mismo…Aish aish, que remembers… parece que nos hacemos mayores, ¿no?Un beso

    Me gusta

  2. Mi película era con el Pato Donald toadavía me acuerdo de ella y el cubito ése grrrrr, sí que lata daba ¡¡pero lo conseguí unas cuantas veces!!

    Me gusta

  3. Yo soy muy joven, solo he visto en persona al cubo de rubick que por cierto mis amigos y yo se lo desarmamos a otro compañero y aplastamos todos los cuadritos…viendolo en retrospectiva se oye muy gandalla. Ah, tmb conozco el pizarron.

    Me gusta

  4. Hola! Gracias por tus lindas palabras. Ya ves, fui a dar contigo, amigos, amigos de amigos, y aquí me quedo 🙂 Sí, lindo todo eso de la niñez, no? Me los sé todos, ja. Saludos!

    Me gusta

  5. Jo…el supercinexin…yo tenía uno de color azul pero con una sola peli que debí de gastar de tanto dar a la manivela.El cubo me lo regalaron al cumplir los 18, metáfora de lo que pensababan de mí, supongo…yo de peque tenía pocos juguetes, pero siempre había laguien que los traía al recreo y te hacía pagar penitencia para dejártelos un rato.

    Me gusta

  6. yo tenia el cinexin,cuando ya no funcionaba un amiguete de la infancia hacia ver que grabava y yo hacia de actor rememorando escenas de peliculas que veia,no voy a decir cuales…

    Me gusta

  7. Horas me pase intentando dibujar algo parecido a los anuncios en mi telesketch en mi tierna infancia.. como horas pase suspirando por ese templo del entretenimiento que prometia ser auto-cross, pero que solo unos pocos escogidos tenian…… suspiros

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s