Ron Mueck: entre la realidad y la ficción

Ron Mueck se exhibe en el Modern Art Museum of Fort Worth, Texas, entre el 24 de junio y el 21 de octubre de 2007. Es sin duda sumamente inquietante ¿no os parece?

Anuncios

Escrito por

Nadie es, si se prohíbe que otros sean.

15 comentarios sobre “Ron Mueck: entre la realidad y la ficción

  1. Changos! esto me erizo la piel, son tan, tan… no sé noe cnuentro la palabra para describirlo, podria decir que el bebe es grotesco sin embargo por eso mismo creo que llama mi atencion, no sé…SALUDOS Linda 🙂

    Me gusta

  2. hola, yo ya conocía el trabajo de Mueck, siempre me asombra.no sé si ya hayas posteado alguna vez sobre él pero creo que puede interesarte: Se trata de Theo Jansen, hace unas esculturas que a mi me parecen geniales que se mueven y “caminan” con el viento.Me despido.

    Me gusta

  3. Hola Kay, gracias por tus comentarios en mi blog.Si tengo 16 y creeme que acá también son muy inmaduros (yo también llego a serlo).En fin… muchas gracias.En cuanto a qué en un volante… es un folleto, lo que pasa es que mi tía da pláticas de metafísica y me pidió qué le diseñara un folleto para que lo repara para promover sus pláticas.nos vemos.

    Me gusta

  4. Órale…Siempre me impresionan tus post.Muuuuuchas gracias por tu comentario. Me hace sentir bien saber que hay personas tan lindas como tú en el mundo.¡Muak! (es un beso).Y pues… ¿caratón? No suena mal, pero yo me inclino por el sitio porno para chicas, jijiji.

    Me gusta

  5. ¡Argh! La del bebé es repugnante, pero… ¿y la de la señora en la cama? ¡Terrorífica! En cualquier caso, lo que hace que den verdadero mal rollo es que en las fotos salen personas para que podamos comparar el tamaño. ¿Nos impresionarían igual si no supiésemos que son tan grandes? (…) ¿Es necesario contestar a esta pregunta, o simplemente estoy echando a perder un placer estético por el mero afán de hacer reflexiones baratas?¡Si a mí me encanta el arte hiperrealista!

    Me gusta

  6. Regreso después de ver el vídeo completo, y confieso que estoy entusiasmado. Más allá del realismo de las piezas, lo impresionante es ver cómo se hacen, cómo Ron Mueck inserta el cabello, pelo a pelo, o cómo les pinta las uñas. ¿Cómo será la relación con una obra que se parece tanto a un ser humano? Gracias por este estímulo, Kay.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s