Es como sentarse a esperar, pero sin morirse de pena [ficción]

Domingo por la tarde y las nubes pesan tanto. He decidido esperar. Me siento nada más que para hacerlo, pero no me olvido del rito. Acerco mi silla hasta la ventana, la misma desde la cual tú y yo viéramos calles naranjas y coches plateados, trenzándonos dos besos luminosos; el pasado siempre es dulce en la memoria, o casi siempre. Ya no importa.

Enciendo un cigarrillo y hago como que leo pero en realidad me pregunto cómo ha sido tu vida desde que te fuiste. Las mismas líneas palpitan en la retina, un verso se me escapa… “Verde que te quiero verde. Verde viento. Verde alma. Ella sigue en su baranda,verde carne, pelo verde, soñando en la mar amarga”. La tarde pasa ligera y hay un olor a ámbar atravesando el cristal, “¿No ves la herida que tengo desde el pecho a la garganta?”. A veces ni para soñar me alcanza. Pero un domingo a solas puede vaciarme todas las tristezas, o al menos las más evidentes.

Yo he escogido siempre… te escogí a tí, y luego escogí dejarte (digamos que no me diste alternativa) pero aún me gusta probarme los mejores vestidos y salir a caminar sin abrigo, para sentir que lo hago con soltura. Lo que pasa aquí dentro, sí… aquí, justo donde tengo mis manos nerviosas, es un acertijo incierto, que tantos domingos salados no me han dejado resolver.
Apenas tus ojos conocían la respuesta. Y qué más da. Prefiero los míos, embriagados de la contaminación del mundo, pero seguros ya en sus actos. No hay nada que cambiar. La poesía miente. Yo miento, la gente miente y tú… tú apenas sirves como escapista.

26 comentarios sobre “Es como sentarse a esperar, pero sin morirse de pena [ficción]

  1. kay : te conocì en el blog de nuestro amigo J. Coltraje … Tu pregunta : APACHURRITO ? !! es un abrazo bien apretado!! vine a dejarte UNO! ..Y tu pàgina està fantàstica .Paz/

    Me gusta

  2. Todos los que quieras, Kay.Gracias.Creo que no se trata de amor propio… Cualquiera que me conozca sabe que no sufro de eso.Es un poco màs el a veces de verdad tratar de hacer feliz a la gente… pero como cualquiera sabe, no se les puede tener contentos a todos.El problema es que, yo no vivo quejàndome de la forma de ser de quienes me rodean.Quisiera me trataran asì… y sì hay quienes.Son los que mantengo a mi lado ahora…el problema es que se vive con todos, ¿no?Besotes.Y un abrazo largo.

    Me gusta

  3. Hola. Gracias por tu comment y por el interés en MonaVie. Ciertamente camniara tu vida si te das la opotunidad, asi lo hizo con la mia y la de mi hijo. He añadido otros blogs relacionados al producto con mas información. De donde eres? Podemos hablar mas si deseas para llevarte información adicional y una muestra del producto. Es 100% natural y completamente organico.

    Me gusta

  4. Seguro que estás ahí mirando con unos prismáticos ejem…y claro, te vas a quedar ciego. Ya sé a qué esperas tú…Pasarte una compensación je, piensa piensa seguro que no te resulta difícil ¿verdad?

    Me gusta

  5. Hola! Resolviendo dudas:- Cuando dije una chica mona, me refería a una chica bonita.- En México decimos chichona a una chica que tiene el busto grande (de hecho, es medio guarro este termino, je)- Mona y chichona no es necesariamente lo mismo, era sarcasmo.- No peles al Ganso, no ha de tener novia 8Ganso, si pasas por aquí… si, si dije eso, jajaja).SALUDOTES!

    Me gusta

  6. Me gustó mucho tu texto y si me permites diría… es como esperar… y no morirse… o … es como sentarse… y no morirse…Tu texto transmite esas sensaciones del amor que se ha ido y dejado a la vez. Encontré en esos caminos de los blogs el tuyo y claro! La última inocencia de mi amada Pizarnik, siempre me convoca!Seguiré navegando por tus textos!!!saludos!

    Me gusta

  7. Creo que reconozco esta tristeza. He pasado por esto.Claro, en mi caso, en vez de ventana eran calles atestadas de gente ajena; en vez de García Lorca era Roger Waters, y mis piernas no son tan bonitas pero seguro son más resistentes.El cigarrillo y la coraza de desamor y escepticismo, sin embargo, ciertamente son los mismos.¿Sabes qué me ha quedado, de ese episodio? Un rencorcillo amargo, un resentimiento, no tanto por la pérdida del amor sino por haber sido forzado a admitir ese cinismo en mi vida. Necesario para sobrevivir, sin duda, pero te roba la inocencia para siempre. No sé. Me gustaba más vivir sin eso.Además destruyó por completo mi capacidad de disfrutar a Pink Floyd… y *eso* es cagante.Pero estoy divagando. El punto es que, para ser ficción, esto es más realista que el Mueck ese. Bravo.

    Me gusta

  8. C’est tres jolie…!!! De nuevo me has cautivado con tus letras, que aparecen como perlas preciosas sumergidas en este vasto oceano que has creado (igual de rico e interesante, como el propio oceano, no me malinterpretes, pero de otra forma). Tienes un gran talento para escribir, bajo mi humilde opinion, es una lastima que no te prodigues mas. Mientras tanto yo seguire zambullendome en la busqueda de nuevos descubrimientos. Un saludo, Jon…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s