Tiro la primera piedra

No es lógico juzgar la belleza de una persona sin ver cómo se mueve, cómo habla, cómo ríe y cómo le brillan los ojos. No somos estatuas de mármol, lo que nos hace “bellas o bellos” es nuestra personalidad que siempre es única

Ima Sanchís – El don de arder