Interrupción del embarazo

El arzobispo de Barcelona, Martínez Sistach, estuvo el miércoles pasado en el programa de Josep Cuní. Preguntado por la reforma de la ley del aborto, manifestó su desacuerdo, entre otras cuestiones, con el hecho de que, a partir de los 16 años, las chicas puedan decidir la interrupción del embarazo sin el consentimiento parental.

La respuesta de monseñor no me pilla por sorpresa, claro. Y sin embargo me produce perplejidad comprobar cuántas personas alejadas ideológicamente de los postulados de la Iglesia coinciden con él. Gentes de todos los pelajes parecen haberse puesto de acuerdo en una única cuestión con respecto a las reformas propuestas por el Gobierno en materia de salud sexual: la inconveniencia de que las jóvenes puedan tomar solas una decisión de este calibre.

Pues no lo entiendo. Para mí es obvio que una adolescente cuya relación con sus progenitores se base en la confianza y el respeto va a sincerarse con ellos en un momento de tanta gravedad como es un embarazo no deseado y va a querer tenerlos cerca durante la intervención. Así, deduzco que la ley prevé este supuesto sólo para los casos poco frecuentes –¡espero!— en que una muchacha no pueda contar con el apoyo familiar y para evitarle, pues, un aborto clandestino sin las condiciones sanitarias pertinentes.

También me causa estupor que padres y madres estén más preocupados por la posibilidad de que su hija aborte sin que ellos se enteren que por el riesgo de que se quede embarazada sin desearlo. Y riesgo tiene y mucho. En Cataluña, el veintiuno por ciento de las chicas entre 14 y 19 años tienen una vida sexual activa y, sin embargo, la mitad declara no haber usado nunca un método anticonceptivo; la tasa de embarazos adolescentes es aproximadamente del diez por mil; y casi un catorce por ciento de las mujeres que abortan son menores de 19 años. Saquen conclusiones.

La mía –y en eso estoy de acuerdo con el arzobispo de Barcelona– es que necesitamos más educación sexual. Aunque es posible que monseñor no coincida conmigo en los principios educativos.

Vivimos en una sociedad hipersexualizada en la que las mujeres de los anuncios tiran el tanga por la ventanilla del automóvil, en la que el sexo de las películas es explícito y, además, poco real (sólo hace falta observar, por ejemplo, los barrocos e incómodos modelos de lencería que lucen ellas), en la que cualquier niño de primero de primaria que sepa juntar letras y mover un ratón puede escribir “tías buenas” en Google y aprender a los seis años qué es una felación… Y en cualquiera de esas situaciones de ficción nadie usa preservativo y todo se desarrolla según viejos clichés de dominación masculina y sumisión femenina.

Así, en nuestras aulas si una chica lleva un condón en el bolsillo es tachada de “puta” y si exige el uso del preservativo a su compañero sexual tiene que lidiar con sus lamentos: “me corta el rollo” o “me aprieta” –será en el ego, digo yo—o “siento menos placer”. O los tres juntos. Así que por muchas campañas institucionales que se hagan, el “confía en mí; yo controlo” del chico vence más a menudo de lo imaginable las resistencias de ella.


Tim Buckley – Pleasant Street.mp3
Tim Buckley – Once I Was.mp3
Tim Buckley – Song to The Siren.mp3

Link de la Semana: Viviendo en Espaciolandia
Anuncios

Escrito por

Nadie es, si se prohíbe que otros sean.

7 comentarios sobre “Interrupción del embarazo

  1. Es un tema bastante delicado Kay… y muy mal abordado por quienes hacen las leyes y toman las decisiones importantes por la mayoría.Justo ayer un amigo me mandó un artículo sobre el virus del papiloma humano (VPH) y el machismo. El 90% de los casos de cáncer cervicouterino son causados por VPH transmitido por el hombre a una mujer. Y a ellos les vale gorro, porque “somos asintomáticos” y “a nosotros no nos da cáncer”. Y no hay una cultura de que los hombres se sometan a revisiones periódicas (cuando a las mujeres a partir de cierta edad seamos sexualmente activas o no se nos practica el Papanicolaou, por ejemplo) y encima se niegan con pretexto tontos a usar preservativos.Creo como tú que la raíz del problema es la educación sexual. Que basta ya de ver y presentar a las mujeres como objetos, empezando por los juguetes (hay que ver a las nuevas muñecas “barbi”), que desde temprana edad filtran en las mentes de las niñas ideas estúpidas sobre su “rol” (y hablo de juguetes como bebés que “se hacen” y “toman biberón”, cocinitas, maquillajes y esas cosas).Están desviando su atención a las consecuencias y no a las causas. Ciertamente con una educación adecuada se podrían evitar embarazado no deseados, pero como dices y como se refleja en situaciones como la del VPH, el machismo se impone.Hacen falta cambios radicales y creo que comenzar con las generaciones más jóvenes es lo adecuado.Luego te mando el link del artículo que te menciono del VPH, está interesante y refleja una tendencia en las nuevas generaciones: que están exigiendo más de sus parejas sexuales y eso indica que la educación sexual temprana tarde o temprano reflejará sus beneficios.

    Me gusta

  2. La verdad es que es un tema muy delicado, si… mas que nada porque hay que ponerse en el puesto…pero estoy contigo, lo mas gordo es que, con la que está cayendo, nadie se de cuenta que si una niña de 16 años se queda embarazada, es que folla sin condón… es que nadie le ha hablado del SIDA?Besicos

    Me gusta

  3. Digo yo que si estos arzobispos, curas y demás fauna piensan que una chica de 16 años puede ser madre sin el consentimiento de sus padres, con mayor motivo deberían pensar que puede decidir no serlo sin el consentimiento de estos.

    Me gusta

  4. Vi que tuve un lapsus en mi comentario anterior. Donde dice “se podrían evitar embarazado no deseados”, debería decir “se podrían evitar embarazos no deseados”.Eeeeeeen fin.Puedes leer el artículo que mencioné aquí.Saludos Kay n_n

    Me gusta

  5. Hola amiga Kay.Pocas veces encuentro un escrito en el que coincida al 100% Yo no entiendo cómo pueden intentar hacernos creer que la culpa de los embarazos futuros es de la nueva ley.La gente no entiende que por tener acceso a las cerillas no vamos a prender fuego al monte?Qué por saber nadar no vamos a vivir en alta mar?Y, lo peor de todo es que, como tú bien dices, no sólo los curas y demás colegas de la iglesia piensa así. Mucha gente cree que porque una joven pueda abortar, ya se va a quedar embarazada.Anda que no son cerrados!Bueno niña, ya que a mí no me apetece escribir, por lo menos me alegro de poder leer lo que tú y otra gente escribe.Te mando un besote desde Coruña.

    Me gusta

  6. Totalmente deacuerdo. Todo es educación. Esto no se puede tomar como un método anticonceptivo… No me lo pongo, pero no pasa nada que puedo abortar… Para todo la educación es la base…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s