El poeta que quería ser poema

Muy pobre hombre ha de ser uno si no deja en su obra -casi sin darse cuenta- algo de la unidad e interior necesidad de su propio vivir. Al fin y al cabo, un libro de poemas no viene a ser otra cosa que la historia de un hombre que es su autor, pero elevada a un nivel de significación en que la vida de uno es ya la vida de todos los hombres o, por lo menos -atendidas ya las inevitables limitaciones de cada experiencia individual-, de unos cuantos entre ellos, señaló el poeta Jaime Gil de Biedma (1929-1990).

Chemise – She can’t love

7 comentarios sobre “El poeta que quería ser poema

Deja un comentario