A veces

A VecesEscribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien Cesar Vallejo:
“Lo digo y no me corro”.
Pero él disimulaba.

11 comentarios sobre “A veces

  1. Oh Kay! y es que llegar al extasis con un poema que te ponga la piel de gallina es como meter los dedos debajo de esa falda.. Me ha encantado… la similutud tinta&semen me ha impactado…Una imagen no vale más que 1000 palabras.

  2. (di)simularen la disyuntiva del paréntesis se hace fuerte la (sin)razónpd: se admite jugar con la posibilidad de conjugar los paréntesis

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.