Ahora

Mis seres queridos, los que ya no están, siguen estando en mi memoria, y, sin lugar a dudas, se alegrarán al saber que abro de nuevo los ojos al mundo y me permito la oportunidad de ser feliz. De ahí la necesidad de vivir cada día en la máxima plenitud ¿no crees?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.