Ahora

Mis seres queridos, los que ya no están, siguen estando en mi memoria, y, sin lugar a dudas, se alegrarán al saber que abro de nuevo los ojos al mundo y me permito la oportunidad de ser feliz. De ahí la necesidad de vivir cada día en la máxima plenitud ¿no crees?

Deja un comentario