El Kinbaku-bi de Nobuyoshi Araki

El Kinbaku-bi, que literalmente significa «la belleza del atar apretado», es el arte japonés del bondage erótico y siempre ha fascinado a Nobuyoshi Araki, que lo ha convertido en uno de sus temas clave. El artista ha sido calificado de genio y de poeta, y también de misógino, pornógrafo y monstruo, pero la obra de Araki transciende las clasificaciones morales simplistas. Como él mismo ha dicho de este arte: «No hay conclusión. Es completamente abierto. No va a ninguna parte.» Ya sea de forma literal o figurada, es cierto que las modelos que ata están inmovilizadas, pero de las formas más tentadoras.

Araki6

Araki1

Araki8Nobuyoshi-Araki-DinosInformación recogida de Taschen

El controvertido arte de Stu Mead

Stu Mead es un pintor norteamericano cuyo arte representa todos los tabúes sexuales de la sociedad actual. A la pregunta de si su trabajo es erótico o pornográfico, el artista responde así:

Cuando algo es sexual, pienso que es pornográfico. Erótico es una palabra suave, que la gente suele aceptar. Erótico es una palabra que contiene pornografía pero que no amenaza a nadie. Con pornografía, representas algo grueso, que se hace en un momento, sin nada de romance o humor. La pornografía es la palabra perfecta para definir mi obra. Cubre los dos aspectos en los que trabajo: arte e historias de sexo explícitas. La gente tiende a utilizar la palabra pornografía cuando ve a hombres o mujeres en posiciones que desagradan. Creo que están equivocados. Lo que yo veo es a un ser humano que hace que un cuerpo responda a otro de manera intensa, quizá, extraña. Un cuerpo realzando, poniendo sobre un altar, a otro cuerpo.

IMG_0508

En los cuadros de Mead, las niñas casi nunca son víctimas, sino ejecutoras, vengadoras, viciosas o, como máximo, hacen gala de una falsa inocencia. Son niñas que exhiben sus cuerpos con lascivia, orinan, defecan, se masturban y se acarician unas a otras, entre fuentes, estatuas, arbustos y demás atrezzo bidimensional.

IMG_0505

Pienso que lo que Stu Mead plasma en sus obras son imágenes irreales que su alma contempla constantemente porque no puede (o no quiere) encontrarlas en el mundo real. Su obra es fuerte, explícita, obscena, escandalosa, pero siempre fascinante y en absoluto gratuita: se nota que las visiones le salen de las tripas o, mejor, de los testículos.

IMG_0506

Podéis ver todas las pinturas de Stu Mead en su página web y por último, confesaros que he encontrado en ella algo que me hubiera encantado hacer cuando iba al cole jeje…

IMG_0507