La muerte no era más que una formalidad

Algunas personas se deshacen […] de su centro de gravedad, dejándose llevar hacia el no-lugar. Buscan un des-nacimiento, un despojamiento del máximo número de capas de identidad, no para recomenzar a vivir, para renacer, sino para borrarse con discreción. Ciertas personas que mueren ya habían desaparecido mucho tiempo atrás. La muerte no era más que una formalidad.

IMG_0580

David Le Breton, Desaparecer de sí. Una tentación contemporánea, Siruela, Madrid, 2016.

Me doy permiso para no ser una víctima

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presión o violencia, de las que me ignoran, me niegan un saludo, beso, abrazo…Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo ni ser la persona dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

Me doy permiso para no entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado. Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Continuar leyendo “Me doy permiso para no ser una víctima”